Uncategorized

Sanando generaciones con mis acciones.

¿Dónde comienza la violencia?

En una búsqueda que estaba realizando sobre ¿dónde comienza la violencia? me encontré que surgía por la falta de autoridad, principalmente por la ausencia del padre en las familias, no puedo decir si estoy de acuerdo en ello o no, porque en lo personal, parte de mí infancia y adolescencia no tuve un padre presente debido a su trabajo y tuve una madre demasiado presente porque ella eligió quedarse en casa cuidando a sus hijos por “el miedo que les fuera pasar algo malo”, acción que le agradezco. Pero considero que no podríamos atribuir a la ausencia de  alguna figura paterna o materna, en estas épocas que la madre y/o padre tienen la necesidad  de contribuir económicamente.

Acciones que se repiten y pueden llevarte a sentir frustración, un desempeño escolar bajo, no tener una convivencia sana con hermanos o padres, el deseo de golpear a sus hermana (o) o padres, vivir con miedo de repetir lo mismo cuando ellos tenga una pareja o formen una familia, y que por eso prefieren no adquirir compromisos, no tener hijos, cuesta trabajo emprender o tomar decisiones en su vida adulta, todo debido a las huellas o heridas de dolor no sanadas que surgieron en casa, con sus padres, familiares que se quedaron a cargo del cuidado de los niños o jóvenes o en su caso tutores.

Debo mencionar que todas estas acciones y palabras van acompañados con tonos de voz y posturas físicas que lastiman e intimidan a los hija (o).

Cuando se hace diferencia entre los hijos ¡tu hermano tiene los ojos más bonitos, ay pero tú los sacaste a tu abuelo paterno/materno no eran tan bonitos!, ¡tu hermana es guapa tu eres bonita tal vez si te arreglamos la nariz te veas mejor!, se defiende a un hijo más que a otro, se les obliga a ser el número uno en sus deberes escolares, deporte o actividad artística,  los comparas con sus hermanos o amigos con el pretexto ¡a ver si así le “echa más ganas”!, les ponen apodos que no son agradables para ellos, primero va el regaño, golpe o castigo  antes de saber la causa del comportamiento o la emoción, son el pretexto para la reconciliación o retener a la pareja, o bien son utilizados como escudo para no recibir un golpe o grito de la pareja, te expresas mal de su mamá y/o papá, les dices que los estas educando para encontrar al mujer/hombre de su vida o para que alguien lo quiera, pides que te ayuden a cubrir una mentira, son los mensajeros para pedir que te manden la pensión o gastos que requieren tus hijos, cuando les expresas ¡no tengo porque tu papá no me dio dinero!, o ¡estamos así porque tu papá/mamá prefirió a su otra familia!, ocultas parte de su historia que puede ser importante para su crecimiento, las veces que reciben las amenazas ¡no te voy a comprar el juguete si no comes  bien!, ¡si no haces la tarea!…, o ¡cumples con los deberes!, cuando el castigo es irse a dormir sin cenar, o el comentario ¡me case o me junte con su papá/mamá porque tú ya venias en camino!, reciben un golpe de mamá/papá y les dices ¡así es…, para que lo haces enojar!, lo obligas a pedir perdón cuando él recibió la agresión, cuando no los escuchas, las veces que les has comentado que ¡estoy  trabajando para darte lo mejor y por eso no puedo estar más tiempo contigo!, cuando son obligados a estudiar una licenciatura que no les gusta, o les eligen a la pareja, se apoya más económicamente, moralmente al hijo (a) que consideras que tiene más talento para sobresalir, cuando la relación no es sana entre tu hija (o) y tu pareja pero lo justificas diciendo que querías una figura paterna y/o materna en su vida.

Si algo te resuena de lo que leíste, te invito a modificar las acciones, estás a tiempo para sanar las heridas.

Sé que no estoy descubriendo el hilo negro para detectar la causa de la violencia que se vive, pero si estoy segura que podemos contribuir a sanar con nuestras acciones a las generaciones presentes y futuras, si comenzamos desde casa.

¿Qué puedes hacer?

Acudir con especialistas o invertir en talleres, para sanar tus huellas de dolor.

Invertir en una buena terapia, acompañamiento y/o taller para que tus hija (o) pueden sanar sus huellas de dolor.

Ahora te pido que me ayudes a responder:

¿Dónde crees tú que comienza la violencia?

3 Comentarios

    • Jéssica Ashby

      El origen de la violencia está en casa, en la familia, en cómo fuimos tratados y si hemos avanzado o no en curar nuestras heridas de la infancia con la suficiente consciencia; o desquitamos en los hijos, hermanos, esposos pero sobretodo en las personas indefensas nuestra “neurosis”. No hay culpables sólo responsables y es momento de tomar en tus manos tu Sanacion perdonarte, pedir perdón y enmendar el daño. Estamos a tiempo hoy más que nunca es necesario empezar se en tu entorno.

  • Mónnica

    Considero que todo comienza con la decisión de uno mismo y sanar lo pasado para vivir mejor el presente, así generarás un mejor bienestar con todas las relaciones a tu al rededor. I like very much your article. Congrats!!!!