Uncategorized

La raíz del problema

Cada cosa tiene que transformarse en algo mejor y adquirir un nuevo destino.

Pablo Coelho

¿Alguna vez has sentido que lo que haces no es suficiente? ¿Siempre quieres llegar a la excelencia?

Por un largo tiempo considere que tenía que estar en los primeros lugares,  todo tenía que estar en excelentes condiciones, trabaje en una institución bancaria donde me pedían llegar a la excelencia, cubrir ciertas metas, etc., hacia todo lo que yo consideraba para cumplir con lo que me solicitaban y cuando creía haber llegado a la meta resultaba que no era suficiente.

La sensación de sentir que nunca haces las cosas lo suficientemente bien en tu trabajo, en las relaciones de pareja, como hij@, o bien en el rol de padre/madre, incluso en tus pasatiempos favoritos, se vuelve una preocupación constante que llega a frustrar las relaciones más próximas y ante cualquier desafío que la vida presenta puede ser una ocasión para dudar de sí mismx o para autocriticarse.

Pero si nos vamos a buscar la raíz del problema se podrá encontrar con un patrón emocional; esto es una profunda convicción de que, por muy bien que se hagan las cosas estás nunca estarán a la altura de los propios niveles de perfección o excelencia. Esta convicción equivocada nos lleva a distorsionar las percepciones y por obvias razones no se podrá ver lo que en realidad si estás haciendo bien.

El exigirte demasiado puede privarte del tiempo para disfrutar de placeres significativos de la vida, también puede generar un cansancio e ir perdiendo el entusiasmo de lograr los objetivos planteados.

Revisa que te mantiene en constante preocupación que te hace dudar de ti mismx, y te está alejando de tu paz interior.