Uncategorized

El perdón no es una moda

Seguramente has escuchado muchas veces “perdona para ser feliz”, “perdona y no guardes rencor”, pero por más que lo intentas sigues atrapada en las emociones generando grandes vacíos, dolor y sufrimiento interno.

Robin Casarjian; en su libro Perdonar, nos dice: El perdón es algo que puedes poner en práctica inmediatamente, aun cuando todavía no te sientas con ánimo para perdonar a ciertas personas. Para comenzar la práctica del perdón recomienda hacerlo en un territorio neutral, esto es con personas a las que realmente no se conoce. Aunque tal vez se sienta la urgencia de perdonar a personas con las que se tiene una relación difícil, el hecho de empezar por aquellas con las que no se tiene esa relación hace más fácil introducirse en el proceso al comenzar por lo más básico.

El perdón comienza por uno mismo, pues la única persona que se está tomando el veneno que se instala en las células del cuerpo eres tú, con las pequeñas o grandes dosis de enojo, coraje y resentimiento entre otras emociones.  

El perdón no está de moda, es una decisión, es una elección y una actitud. Es un proceso para tomar la responsabilidad de generar una forma de vida respetando la dignidad e integridad propia y del otro.

Por otro lado el perdonar no significa que tengas que ocultar o negar los sentimientos propios, necesidades o deseos. Perdonar no significa mantener una relación que no está funcionando. Perdonar no significa resignarte ni aguantar acciones que destruyen. Para ello debes revisar tus propios límites de respeto y amor, sabiendo hasta donde estás dispuesto a tolerar y permitir comportamientos repetidos que solo hacen daño.

Revisa la calidad de vida afectiva, la calidad de tus emociones o sentimientos, porque es lo que va a determinar la calidad de tus pensamientos y, por lo tanto, a través de tus pensamientos, estarás construyendo constantemente tu realidad y por consecuencia tú entorno material.

Limpia tu energía emocional, ya que está da vida a la actividad mental pues a través de los pensamientos e imágenes puedes construir bellos paisajes o temibles bosques de infierno, por el pensamiento podemos percibir y/o trasmitir lo agradable o desagradable, lo cual produce según sea el caso amor, alegría, felicidad, inspiración, libertad, depresión, desamor, rechazo, así como una esclavitud mental y emocional.

El perdón no se compra, no son vacunas, ni pastillas que debas tomar, es mucho más que eso; ES UN ACTO DE AMOR PROPIO, para romper las ataduras del sufrimiento y dolor.

Te invito a realizarte la siguiente pregunta:

¿Qué calidad de vida quieres generar a partir de hoy?

¿Qué quieres perdonarte hoy?