Uncategorized

Aligerando mi maleta de viaje por ¡LA VIDA!

Ahora más que nunca podría ser el momento para revisar que experiencias y emociones hemos venido cargando en la maleta de viaje que no han permitido disfrutar del camino y vivir el  presente con curiosidad y gratitud.

Vivir en el Presente en el Aquí y Ahora es un acto de valentía para no voltear a ver el montón de experiencias reales, llenas humedad por las lágrimas derramadas y emociones caducas, que nos tienen en el lugar donde nos encontramos hoy.

Pero nada cambiara sino generamos cambios en nosotros mismos.

Y frente a las adversidades que se nos presentan, será un reto para tomar las herramientas y gestos que sostengan la supervivencia por dentro. Sacar esas experiencias, acciones o emociones que han sido tóxicas nos permite dejar espacio para echar en la maleta de viaje acciones, palabras y emociones que te ayuden a transitar por la vida en libertad.  

Te recuerdo que las emociones no se anulan ni se niegan, se aprende a gestionarlas para que su fuerza no sea tan grande y su expresión pueda manifestarse en la medida que vamos necesitando resolver el conflicto de una manera constructiva; y así evitar lo que Daniel Goleman llama “secuestro emocional”, que ocurre en un milisegundo cuando el cerebro emocional cree que debe salvarte la vida. Y esto puede arruinarte el sueño y en mayor grado la Vida.

El miedo es una de las emociones que pueden estar pesando en la maleta, te puede paralizar o hacer que salgas corriendo su desventaja es condicionar hasta límites insospechados, su ventaja es avisar cuando existe peligro, y nos puede mantener con vida; ya que actúa sobre la parte emocional.  Pero mucho ojo porque el miedo se puede contagiar.

El miedo puede manifestarse con sudor, se acelera el ritmo cardíaco, suben los niveles de adrenalina etcétera, dicen los expertos que el cuerpo “grita, huye o ataca” y se prepara para huir o en su defecto para atacar; es una respuesta para sobrevivir. Y cada respuesta dependerá de tus recursos para poder afrontarlo. Por ello es importante conocer ¿Cómo es tu reacción ante el miedo?

Algunas reacciones que pertenecen al miedo, son: las renuncias, rechazos, desprecios, agresividad, codicia, ataques, desconfianza, palabras que hieren, reproches, culpas, etcétera, todas estas reacciones solo nos arrastran a conductas destructivas.

Así que hacerle frente a tus miedos y reconocerlos nos ayudara, a comprenderlos para conseguir quitarlos de la maleta para que te permitan avanzar.

Recuerda que: ¡No se puede vivir con miedo! Ni tampoco ¡Esperar a dejar de sentir miedo para comenzar de nuevo!

Así que te invito a revisar:

¿Qué experiencias te han llevado a sentir miedo? ¿Cuáles de esas experiencias a pesar de tu miedo te movieron a lugares seguros? ¿Cuáles son esos miedos que se repiten constantemente?

¿Si no tuvieras miedo que estarías dispuesto a lograr?

14 Comentarios